Gentileza de Grupo Editorial EDITEC S.A.
..:: : Viernes 18 de abril de 2014  
Publicaciones
Publicidad
Quiénes Somos
Contáctenos
I+D
Estadísticas
Agenda
Foros
Who is who
Sitios de interés
Galerías
Indicadores
Buscan y ofrecen
Se vende
Se compra
Publicada el:12/11/2012

Comité de Defensa del Archipiélago de la Patagonia y Salazones y Ahumados Patagonia
La cuestionada sustentabilidad en ley de pesca

A continuación, reproducimos una columna de opinión escrita por el Comité de Defensa del Archipiélago de la Patagonia y la pyme Salazones y Ahumados Patagonia S. A.

“Con fecha 8 de noviembre la Subsecretaría de Pesca (Subpesca) empezó a difundir que habría conseguido el respaldo de Greenpeace International para el  propósito que dice sostener y defender su actual subsecretario de Pesca, Pablo Galilea, esto es, que el eje principal de la Ley Longueira es la sustentabilidad y que la misma estará garantizada por Comités Científicos Técnicos. 

Por ello, resulta pertinente dar a conocer el trabajo de un Comité Científico Técnico que tuvo a cargo la pesca de Investigación de la sardina austral y la de los pequeños pelágicos existente en las aguas interiores de la Región de Los Lagos o Patagonia Norte desde el año 2006 hasta el 30 de junio del 2012, el que entrega resultados dramáticos sobre el impacto de sus decisiones y que el mismo expone en su Informe 2011 que acaba de divulgar, lo que debería llamar la atención de las ONG ambientalistas como Greenpeace Internacional, especialistas y autoridades que respaldan a esta como la gran panacea de la presente ley. Lo anterior, sin olvidar que el subsecretario de Pesca ha defendido que la pesca de investigación sobre la sardina austral y la de los pequeños pelágicos de la Patagonia era de carácter científica y tenía como objetivo proteger la sustentabilidad de la misma al momento que esa autoridad decidiera en el futuro su explotación comercial.                      

En el informe 2011, el Comité Científico da a conocer el impacto que habrían tenido sus decisiones: “Los desembarques mostraron un incremento desde 35 mil t el año 2006 hasta valores cercanos a las 50 mil t el 2009. Sin embargo, muestran una reducción, hasta 20 y 15 mil t los años 2010 y 2011, respectivamente. La captura por unidad de esfuerzo disminuyó desde 40 - 45 toneladas por viajes con pesca (t/vcp) entre el 2007 y 2009 hasta 15 t/vcp el 2011”. Luego, agrega más adelante: “Los estudios de evaluación directa muestran también una disminución en la biomasa de sardina austral en la Región de Los Lagos, de 195 mil t el año 2006 a 115 mil t el 2008, y 88 mil t el año 2011.

Resulta sospechosa la razón por la cual el Comité Científico no consideró en su informe los datos sobre la captura por unidad de esfuerzo, los viajes de pesca en falso y los lances en falso, que, de hacerlo, habría agregado un mayor rigor al estado de situación dramática en la que se encuentra la pesquería de la sardina austral en la actualidad, ya que al final del año 2011 la pesca de investigación sobre esta última especie anotaba que el esfuerzo pesquero arrojaba que cuatro de cada cinco viajes eran viajes de pesca en falso según reportan los pescadores de la región.  

No cabe duda de que el Comité Científico no se hace cargo en su informe de que las decisiones que tomó con el objetivo de estudiar como “proteger la sustentabilidad” de la especie según lo encargado por el Estado de Chile, terminaron en que se redujo a menos de la mitad la biomasa de la sardina austral y que el desembarque del 2011 no alcanzará al 20% de lo capturado el año 2009. Por ello, no es extraño que haya olvidado proponer el cierre de la pesquería a la explotación comercial, ya que para ese Comité Científico estos indicadores aún no son tan graves, lo que solo ocurre en Chile, ya que en un país sin corrupción la decisión sería muy diferente.

El caso de la anchoveta de aguas interiores es muy decidor, ya que se incorporó a la “Pesca de Investigación” y al control del mismo Comité Científico aduciendo que su investigación era para fines de su sustentabilidad. Sobre el caso de la anchoveta, la Subpesca ha reconocido que “la razón de potencial reproductivo indica que la población se ubicaría en torno al 20% de la condición sin pesca lo cual no es deseable para la sustentabilidad del recurso”. Lo citado corresponde a lo informado por la Unidad de Pesquería Pelágicas, de la Subpesca, en febrero del 2011. Pero según testimonios de los pescadores de pequeña escala de la Región de Los Lagos, la pesquería de anchoveta en las aguas interiores de la Patagonia definitivamente ya no es posible, ya que fue devastada y desapareció, aunque era el único stock en el mundo que al año 2006 el 80% de su desembarque medía sobre 17 cm.  

El informe 2011 del Comité Científico, después de los resultados caóticos de sus decisiones en los años anteriores, propuso a la Subpesca para la temporada 2012, “considerando niveles de reclutamiento para el año 2012, en valores cercanos al promedio observado entre los años 2006 y 2011, la cuota de captura de sardina austral en aguas interiores de la Región de Los Lagos podría alcanzar valores entre 10 y 12,2 mil toneladas anuales.” Agrega en el mismo documento que “se recomienda, no obstante, de acuerdo con la escasa información disponible y las características reproductivas de sardina austral, usar en este caso, la política de manejo más precautoria”.

Sin embargo el subsecretario Pablo Galilea decidió autorizar para los primeros seis meses del año 2012 un total de 14 mil toneladas para fines de “investigación” ( 7 mil toneladas en la Región de Los Lagos y 7 mil toneladas en la Región de Aysén, aunque esta última región tiene stock muy inferior) y que la Ley 20.560 recién aprobada se dijo por el ministro Pablo Longueira que era para parar las autorizaciones de cifras que nada tenía que ver con investigación y que solo eran para burlar la ley, lo que no puede ser más revelador del destino lleno de arbitrariedades que le esperan a los últimos stock de nuestras pesquerías por parte de las autoridades a cargo del sector pesquero.  

Aunque todos los indicadores anotan que los desaciertos del Comité Científico y la Subpesca han llevado al colapso a los pequeños pelágicos de la Patagonia y debiera declararse el cierre de esas pesquerías para conseguir su recuperación, el subsecretario de Pesca, Pablo Galilea, ha decidido iniciar la pesca comercial de los últimos stock de la sardina austral a partir del 15 de noviembre del 2012, sin tomar en consideración que durante el período de pesca de investigación –que se supone tenía mayores resguardos que los que tendrá en una pesca comercial– este recurso fue llevado a un estado caótico mientras era monitoreado con fines científicos por investigadores del Instituto de Fomento Pesquero (IFOP).

Los cientos de ballenas que entran con sus crías a las aguas interiores del Archipiélago de la Patagonia, y que embellecen a la zona Austral de Chile, se alimentan con los pequeños pelágicos como la Sardina Austral y las Anchoas, como uno de sus alimentos más importantes.  La acción demencial de llevar a estos a su extinción con el respaldo de la Subsecretaría de Pesca debería convocar el repudio de todos los chilenos. Lo más grave es que lo anterior ha sido amparado mientras el subsecretario de Pesca, Pablo Galilea, junto con el ministro de Economía, Pablo Longueira, hacen declaraciones de que el gran aporte de la ley de pesca es la sustentabilidad, la que quedará garantizada con la incorporación de los Comité Científicos Técnicos que ellos mismos se han encargado de cuestionar gravemente su credibilidad. 

Lamentamos que no prosperara nuestra solicitud al senador Antonio Horvath realizada ante la Comisión de Pesca del Senado que sesionó durante el mes pasado en Puerto Montt y que él preside, para que incorporara una indicación que castigara con sanciones penales a las autoridades y funcionarios públicos que promovieran y ampararan desde el Estado la pérdida de los stock pesqueros y que los mismos no pudieran recurrir para su defensa ante los Tribunales o Contraloría a defensas institucionales ni a recursos públicos para la misma, a pesar de que fundamentamos que sería la única forma de colocarle coto a la impunidad en la que queda la devastación de las pesquerías.

No hay que olvidar que al año 1991 Chile tenía un stock de 6 mil millones de toneladas el que hoy no supera las 1,5 mil millones de toneladas, es decir, en 20 años nuestras autoridades y especialistas a cargo del sector han sido responsables de perder el 75% del patrimonio de todos los chilenos, lo que continúan haciendo en estos momentos. Las denuncias ante la Cámara de Diputados, Comisión Pesca del Senado, Contraloría y Fiscalía Nacional Económica a pesar de la gravedad de los hechos han sido archivadas”.                   

*Gráficos: Incluídos en el Reporte del Comité Científico de Pelágicos Pequeño. Subpesca.